martes, 16 de septiembre de 2008

VALENTON


Hoy, 16 de Septiembre, día de la Virgen de la Peña, como en la antigüedad, como hace siglos mis fieles me ofrecían sacrificios, a mí, la Diosa Astarté, diosa de la fecundidad y la guerra (que incongruencia), hoy tambien se ofrecerá el sacrificio de un ser bello e inocente. Su cuerpo imponente, será reducido a la nada, a sangre y visceras, en un ritual, donde los impios, garrulos y primitivos ciudadanos de ese innoble lugar llamado Tordesillas, disfrutaran arrancándole la vida de manera tan indigna a ese bello animal cuya única desgracia ha sido nacer toro en España.
Valentón, mi querido Valentón. Hoy, mi pensamiento estará contigo, sobre todo a partir de las 11 de la mañana.

Los entendidos dirán, que has tenido una buena vida, durante 5 años, pastando y amancebándote con tus compañeras de suerte. Pero yo se bien que no es digno de tí, de tu nobleza, valentía y arrojo esta muerte tan cobarde.

Mi querido Valentón. Ojalá supieras que no todos los seres humanos somos así.

Ojalá supieras, querido Valentón, que mi pensamiento, mi alma y mis lágrimas, estarán contigo cuando asustado, abatido, derrotado y destrozado, mires a los ojos de tus asesinos sabiendo que no habrá piedad, y exhales tu último aliento.

1 comentario:

fran dijo...

a los toreros le llaman valientes, pero la realidad es que deverian llamarlos cobardes, la valentia se mide antes una situacion estrema como, luchar cada dia por tu pareja y hijos esquivando tantas tormentas que la vida y la gente te pone, decidir tu muerte en segundos, por tu familia...no por dinero y sobre todo, luchar por la justicia, matar a un animal solo lo hace otro animal, a la vista de miles de aficionados canivales, los romanos eran valientes, luchaban por ellos mismos, para no morir, cuerpo a cuerpo y con un leon, los toreros mueren por dinero, que dios nos libre de apoyar asesinatos, llamados tradicion, por que para tradicion es un toro en una bandera de españa, pero de pie, no tumbado y ensangrentado, nunca deseo mal a nadie, pero a los toreros les deseo, lo mismo que dan, maltrato y al final muerte.
perdon por esas palabras...un saludo